miércoles, 30 de agosto de 2017

Airbus y el futuro de la aviación


El fabricante aeronáutico asegura haber alcanzado la agilidad y capacidad de respuesta de una 'start up'.

La innovación siempre ha sido una parte elemental del ADN de Airbus. Por ello, la compañía ha optado por poner el foco de su actividad en áreas específicas de investigación y desarrollo, que considera que serán los impulsores clave en la construcción del futuro del vuelo.

Con el fin de cumplir esta misión, Airbus se vale de ecosistema de innovación extendido a nivel mundial, en el que participan empleados, emprendedores y otros colaboradores. El objetivo final, como exponen desde Airbus, es "seguir trabajando en la creación de productos cada vez más innovadores e inteligentes, y al mismo tiempo incrementar, en la medida de la posible, el porcentaje de servicios que ofrecemos a los clientes y potenciales clientes".

En el año 2016, Airbus invirtió 3.000 millones de euros en I+D y registró 40.000 patentes. Asimismo, afirman, ha conseguido "alcanzar la agilidad y capacidad de respuesta propias de una start up".

PRINCIPALES INICIATIVAS
La formulación de este ecosistema internacional de innovación ha permitido la creación de varios centros con distintas finalidades y un mismo desafío: prepararse para el futuro y trabajar para favorecer la revolución tecnológica.

Todas las iniciativas en este sentido están agrupadas bajo el paraguas de Airbus XO. Entre ellas, destaca A³, un laboratorio de ideas con sede en Silicon Valley que tiene como principal función desarrollar nuevas tecnologías que tengan un impacto inmediato en el sector de la aviación y el transporte, revolucionando así el concepto de viajar. Al frente de A³ está un español, Eduardo Domínguez-Puerta. "Silicon Valley nos aporta cercanía a talento internacional, una cultura de la agilidad y la oportunidad de trabajar de una forma bastante autónoma. La velocidad de la innovación es importante, incluso en un sector donde la seguridad de las personas es crítica, como el aeronáutico", aseguró en una reciente entrevista con este diario.

Otra iniciativa destacada es BizLab, un acelerador aeroespacial global en el que start up e intraemprendedores de Airbus trabajan con el fin de hacer posibles sus innovaciones. El área de trabajo se basa en un modelo híbrido que incluye tanto proyectos internos emprendidos por parte de empleados de la compañía, así como de empresas externas que se alojan en espacios de trabajo en Toulouse (Francia), Hamburgo (Alemania) y Bangalore (India).

En tercer lugar, ProtoSpace de Airbus es una red organizada de espacios ubicados en las principales sedes de la multinacional, dedicados a facilitar la innovación, poniendo énfasis en el prototipado rápido y en el trabajo colaborativo. Su misión pasa por la incubación, la aceleración y la elevación de tecnologías que beneficien al negocio, permitiendo que los empleados de todas las áreas puedan crear y probar prototipos de nuevos diseños, nuevas formas de fabricar y nuevas soluciones en el ámbito de las nuevas tecnologías.

En Getafe (Madrid) se sitúa uno de los cinco centros ProtoSpace. Los cuatro restantes están localizados en Filton (Reino Unido), Toulouse, Hamburgo y Bangalore.

INTRAEMPRENDEDORES
Tras lanzar un desafío de intraemprendeduría a sus empleados en todo el mundo, Airbus decidió emprender un programa de innovación promovido desde Getafe consistente en reemplazar la revisión ocular de aeronaves -que requería rodear cada aparato de andamios y emplear a cinco personas- por una asistida por drones.

La compañía ya ha implementado un primer piloto que ha arrojado resultados "muy positivos" para el grupo, que estima que el sistema ahorraría a la compañía 125 horas de trabajo por cada avión y alrededor de cinco millones de euros al año. Tras el éxito del ensayo, Airbus se plantea extender el sistema a todo el grupo e incluso estudiar la conveniencia de su uso a los clientes externos que la compañía tiene en todo el mundo.

Se trata de una iniciativa 100% española, escogida de entre más de 200 propuestas de intra-innovación a cargo de los empleados de Airbus. En su ejecución ha colaborado la escuela de negocios IESE.

Ante la previsión del aumento de la congestión del tráfico hasta el año 2030, uno de los desafíos de Airbus es desarrollar soluciones que den respuesta a los desafíos que plantea la movilidad en las grandes urbes. Aquí, por ejemplo, trabaja en un proyecto llamado Pop.Up, el primer sistema conceptual de transporte modular, totalmente eléctrico y de cero emisiones diseñado para descongestionar el tráfico en las megaciudades.

En sexto lugar, Airbus se ha subido al tren del big data. Hoy, el uso de la información generada por los sistemas empleados por la compañía está mejorando los procesos de ensamblaje de sus aviones, y en un futuro cercano se espera poder realizar un mantenimiento predictivo, mejorando los tiempos con su cadena de suministro.

Por último, el grupo cuenta con su propio fondo de capital semilla, Airbus Ventures, para apoyar a los emprendedores que innovan en ámbitos como la movilidad, la seguridad y el futuro del vuelo.

Lea artículo completo en: Expansión

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Artículos relacionados

Nuestras tomas