viernes, 23 de septiembre de 2016

EE UU prepara medidas contra Europa por las ayudas a Airbus


La saga en la batalla comercial que libran Boeing y Airbus entra en una nueva fase. La Organización Mundial del Comercio (OMC) considera que la compañía aeroespacial europea incumplió el dictamen por el que estableció que el fabricante del A380 recibía subvenciones ilícitas para el lanzamiento de sus aviones. Washington advierte por eso que está dispuesta a adoptar medidas para conseguir un cambio de conducta.

El organismo que regula el comercio internacional concluyó este jueves que los gobiernos europeos siguieron inyectando fondos para el lanzamiento y el sustento de los programas de Airbus que son mucho más favorables que las condiciones del mercado. La OMC señala incluso que el A350 no podría haber sido introducido sin las condiciones de estos apoyos públicos que recibió el nuevo avión.

La decisión del panel de Ginebra da, sin embargo, margen a las interpretaciones. Airbus considera que el grupo especial de la OMC vuelve a certificar la validez de su sistema de apoyo. Boeing no cuestiona el hecho de que se den ayudas públicas al lanzamiento, pero sí los términos que se establecen para devolver el préstamo. En este caso, insisten, no se están respetando las reglas de juego.

Boeing calcula que además de los 20.000 millones en subvenciones previas que no se han retirado, hay que añadir 2.000 millones más de ayudas ilícitas que se concedieron tras la decisión final de 2011. “Este tipo de ayuda estatal es inigualable tanto en naturaleza como en cantidad y es injusta para Boeing y los trabajadores de EE UU”, afirma Michael Luttig, director del departamento legal de la compañía.

La OMC también declaró ilegales hace cuatro años las ayudas recibidas por Boeing para el desarrollo de aviones como el B787 Dreamliner, que cuantificó en hasta 4.000 millones. En su caso recibió las subvenciones a través de los estados en los que tiene operaciones, así como del Pentágono y de la Nasa. Boeing asegura que están cumpliendo con ese dictamen y esperaba que su rival hiciera lo mismo.

La oficina de comercio exterior de EE UU considera que Europa está “desobedeciendo” las reglas y estas ayudas contribuyen a distorsionar el mercado. También lamenta que Airbus considere la nueva decisión de la OMC como una victoria y se congratule por ello. “Es por eso por lo que tenemos que adoptar medidas para poder acabar con esta práctica ilegales”, indican desde la Administración de Barack Obama.

EE UU trata así de elevar la precisión para conseguir que Europa retoque el régimen de ayudas a Airbus. Washington insiste, en todo caso, que no espera que esta confrontación desencadene una guerra comercial entre las dos orillas del Atlántico. “Usamos el proceso porque consideramos que es necesario para crear un terreno de juego igual para todos y para eso hay que cumplir las reglas”, concluyen.

Fuente: El País

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Artículos relacionados

Nuestras tomas