lunes, 12 de septiembre de 2016

Boeing alargaría el 737 para competir con el A321neo de Airbus


(Bloomberg) Boeing está estudiando dos diseños para su llamado Max 10, una posible extensión del modelo 737 de mayor tamaño, con el objetivo de acortar distancias con el avión de pasillo único más largo de Airbus Group SE, según fuentes del sector.

Una opción discutida por Boeing con aerolíneas y arrendadores estas últimas semanas es un simple prolongamiento del 737 Max 9 que ofrecería buena parte de la autonomía y la capacidad de carga del Airbus A321neo, dijeron las fuentes, que solicitaron el anonimato porque las reuniones son privadas. La compañía también evalúa una reforma alternativa más intrincada que utilizaría los motores de mayor tamaño desarrollados para el avión de Airbus.

El rediseño más sencillo, que se apoyaría en una actualización de los motores desarrollados para la familia Max, llegaría al mercado a comienzos de 2020, mientras que el más complejo no entraría en servicio hasta casi dos años después. Mientras tanto, Airbus ya recibió casi 1.300 pedidos para el A321neo, con una versión de larga distancia que tiene programado iniciar operaciones comerciales en 2019.

“Definitivamente, Boeing tiene que hacer algo”, dijo George Dimitroff, director de tasaciones de Flightglobal’s Ascend Consultancy. “El mercado quiere una opción, no un monopolio de Airbus, para poder seguir accediendo a precios competitivos”.

Respuesta

Boeing, con sede en Chicago, viene luchando desde hace años para encontrar una respuesta al A321, y el dilema se hizo más grave esta década en tanto el 757, hoy fuera de producción, comenzó a desaparecer de las flotas de las aerolíneas. Airbus rediseñó su modelo más grande de fuselaje angosto para ir en siete horas desde Europa hasta Norteamérica o llevar hasta 240 personas. Su versatilidad es el motivo fundamental por el cual, según Bloomberg Intelligence, la familia A320 vendió cerca de 1.000 unidades más que el 737, la principal fuente de ganancias de Boeing.

Ambos fabricantes de aviones resultaron beneficiados en tanto las operadoras de bajo costo se inclinan por aviones de fuselaje angosto de mayor tamaño para mantener el ritmo de crecimiento de la capacidad. El segmento más popular del mercado sigue siendo el sector de 160 asientos atendido por el Boeing 737-8 y su par de mediano tamaño de Airbus. Pero las ventas del A321neo se dispararon en los últimos dos años, lo que aumentó la presión para que Boeing busque una solución a la reducción de su cuota en el extremo superior del mercado de fuselaje angosto.

Airbus tiene una ventaja de tamaño y otra de economía operativa porque el A321 puede transportar más pasajeros en una estructura que tiene 8 pies (2,4 metros) más que el Max 9, cuya entrada en servicio está programada para 2018.

Air Lease Corp. es uno de los clientes que vienen instando a Boeing a reaccionar. Durante una llamada de informe de ganancias realizada el 4 de agosto, el fundador de Air Lease, Steven Udvar-Hazy, y su máximo responsable, John Plueger, dijeron que Boeing estaba formulando una estrategia a dos puntas en la cual el Max 10 sería sucedido un lustro más tarde por un diseño completamente nuevo, un avión destinado al sector medio del mercado, para cerrar la brecha entre los aviones de fuselaje angosto y ancho.

Aunque Boeing había pensado estrenar comercialmente el Max 10 a fines de 2021, “es demasiado tarde”, dijo Plueger. “Creo que analizan adelantarlo bastante. Pero si uno va a hacer un uno-dos, hay que hacerlo en el momento justo, especialmente el uno”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Artículos relacionados

Nuestras tomas