domingo, 29 de mayo de 2016

Entre pasajeros de aerolíneas en América Latina, la demanda por banda ancha en vuelo llega a nuevas alturas


En América Latina, el 61% de los pasajeros optarían por conectividad a bordo en vez de alimentos y el 78% consideran que en la próxima década incluso llegará a reemplazar el entretenimiento que se ofrece en vuelo

Una nueva encuesta que abarca a más de 9 mil personas, realizada por Inmarsat y GfK, revela que las aerolíneas deben ofrecer servicios confiables de banda ancha de alta calidad  

24 de mayo de 2016: En una de las encuestas más extensas realizada entre pasajeros de líneas aéreas a nivel mundial, se destaca la creciente demanda por servicios de banda ancha en vuelo en la región de América Latina, a pesar de que el hecho es que muchos pasajeros se sienten frustrados por la falta de ese servicio a bordo en las aerolíneas de la región.  

La encuesta In-Flight Connectivity Survey fue realizada por Inmarsat, el principal proveedor en el mundo de servicios de comunicación global móvil por satélite, y la firma de investigación de mercados, GfK, entre los meses de agosto de 2015 y marzo de 2016. Las respuestas se recabaron entre más de 9 mil pasajeros en América Central y del Sur, Europa, Asia y Australasia, quienes reportaron haber viajado en vuelos de corto, mediano y largo recorrido en el último año, llevando consigo al menos un dispositivo personal a bordo.

El estudio reveló que el 78% de los pasajeros de líneas aéreas en América Latina ven la conectividad a bordo como una solución importante a sus necesidades, frente a un 73% en Asia Pacífico y 64% en Europa. No obstante, aunque el 91% de los pasajeros de América Latina que nunca han tenido la oportunidad de conectarse a banda ancha en vuelo desearían hacerlo, solamente el 55% de ellos han tenido acceso al servicio.

La preferencia: banda ancha en vuelo en vez del entretenimiento a bordo

El pasajero latinoamericano está especialmente interesado en utilizar la conectividad a bordo para hacer streaming de videos, entrar a redes sociales y visitar sitios especializados en viajes. Entre los viajeros del mundo, son los más propensos a reemplazar el entretenimiento tradicional a bordo por banda ancha en vuelo. De hecho, el 71% de los pasajeros latinoamericanos están de acuerdo que de tener banda ancha a bordo, no requerirían otro tipo de entretenimiento. En contraste, 64% de los pasajeros en Asia Pacífico y 58% en Europa, así lo consideran. 

Los resultados de la encuesta sugieren que las aerolíneas deben tomar nota de lo anterior, dado que un 78% de los pasajeros latinoamericanos anticipan que la conectividad en vuelo reemplazará el entretenimiento tradicional en la próxima década. Incluso ahora, más de 8 de cada 10 pasajeros en la región prefieren volar con una aerolínea que ofrece el servicio. Los viajeros de negocio y los viajeros más jóvenes son quienes se verían más específicamente impactados en su selección de línea aérea dada la posibilidad de conectividad en vuelo.

En América Latina, el uso del usuario se ve impulsado por la calidad del servicio

El pasajero latinoamericano da gran importancia a factores como la confiabilidad, disponibilidad y velocidad de la banda ancha en vuelo y los califica como incluso más importantes que el factor precio. La confiabilidad es el aspecto más importante para el 76% de los latinoamericanos, mientras que 62% indica que estarían dispuestos a pagar por una conexión más veloz y de mayor calidad. El resultado sugiere que las aerolíneas deben tener en mente el aspecto de calidad y capacidad de sus servicios, a la hora de seleccionar un proveedor.

Información adicional acerca de la encuesta, incluidos documentos informativos, white papers, infográficos y desgloses por región para América Latina, Europa y Asia Pacífico están disponibles en el sitio de Inmarsat.

Al respecto, Raymundo Villar, director regional de aviación en América Latina de Inmarsat dijo, “los pasajeros de las líneas aéreas en la región han manifestado que la conectividad en vuelo ya no es ninguna novedad, sino que una creciente necesidad y la demanda solamente seguirá en aumento. Las líneas aéreas al igual que quienes están en los mercados de aviación ejecutiva y alquiler de aviones deben tomar nota de esta información, dado que una falta de acción en este sentido a fin de cuentas implicaría perder pasajeros ante sus rivales.

“Es fundamental ofrecer servicio de gran calidad, dado que los pasajeros quieren el mismo servicio de banda ancha en vuelo y en tierra, sin problemas en la conexión o velocidades inconsistentes. Inmarsat es el aliado de conectividad ideal en tanto nuestra tecnología de próxima generación garantiza que se cumpla con las expectativas del pasajero, independientemente de su destino. Hemos invertido en un plan de desarrollo a largo plazo para asegurar que seguimos creciendo al paso de la demanda”.

Recientemente Inmarsat reveló su plan de banda ancha en vuelo para garantizar que la creciente demanda por conectividad veloz y confiable sea ampliamente satisfecha para los siguientes cinco años y más allá. El lanzamiento de su servicio GX Aviation este año establece las bases para la primera solución de banda ancha de alta velocidad para pasajeros con cobertura global de punta a punta, sin interrupciones, a través de un solo operador. Desarrollada con la máxima ingeniería para cumplir con las necesidades de los complejos sistemas de rutas aéreas, algunos de los primeros clientes incluyen a Singapore Airlines, Lufthansa y Jazeera Airways.      

La red GX, que entró en servicio comercialmente en diciembre de 2015 con tres potentes satélites en la banda Ka proporcionará la capacidad necesaria de banda ancha a nivel internacional para satisfacer la demanda existente y de corto plazo de parte de las aerolíneas. Además, sirve como la base de la cobertura global sobre la cual se construirá parte de la línea maestra a seguir para la banda ancha en la aviación y necesaria para satisfacer la necesidad a futuro.  

Inmarsat está programado para lanzar su cuarto satélite GX, producido por Boeing, a finales de este año y le ha otorgado a Airbus Defence and Space un contrato para armar los dos primeros satélites (Inmarsat-6 F1 y F2) con una carga útil de banda Ka para añadir profundidad a GX Global Xpress. El primer satélite Inmarsat-6 está previsto a entregarse antes del cierre de la década.

Otro componente vital de esa línea maestra de la empresa radica en la Red Europea de Aviación (en inglés EAN) de Inmarsat que será la primera solución de conectividad para pasajeros aéreos en el espacio aéreo europeo que integre una red satelital de avanzada y una red terrestre de LTE, esta última a ser operada por Deutsche Telekom. Las primeras pruebas de la EAN están programadas para mediados de 2017.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Artículos relacionados

Nuestras tomas