sábado, 23 de abril de 2016

EE UU ordena la reparación “urgente” de los motores del Boeing 787


La circular afecta solo a las aerolíneas estadounidenses, que tienen 43 de los 176 Dreamliner que hay en todo el mundo

Las autoridades estadounidenses han ordenado este viernes a Boeing reparar "urgentemente" los motores del B787, su avión estrella para el largo radio, o cambiarlos temporalmente por otros de una generación anterior tras un fallo detectado en enero un vuelo de Japan Airlines. El modelo de propulsor en cuestión es el GEnx, lo fabrica General Electric y pertenece a una familia de amplio historial de problemas en condiciones de frío extremo.

La consigna de la Administración Federal de Aviación estadounidense (FAA, por sus siglas en inglés), un organismo que solo tiene autoridad sobre las aerolíneas nacionales, afecta a un total de 43 unidades del B787 —también conocido con el sobrenombre Dreamliner— en manos de compañías radicadas en el país norteamericano. En todo el mundo hay 176, pertenecientes a 29 compañías distintas. United Airlines, con 28 unidades, es la aerolínea estadounidense más afectada por la medida.

El propulsor derecho del B787 de Japan Airlines que cubría la ruta entre Vancouver y Tokio se paró el pasado 29 de enero cuando la aeronave volaba a 20.000 pies de altura (algo menos de 6.100 metros). Los pilotos fueron incapaces de volver a ponerlo en funcionamiento, pero lograron el aterrizaje del aparato pocos minutos después con un solo motor.

"La posibilidad de que los dos motores sufran la misma avería en vuelo convierte a esta cuestión en un problema de urgencia", señala la FAA en una circular publicada este viernes en su página web. La investigación sobre este incidente ha llegado a la conclusión de que el motor que falló se había visto sometido a la vibración durante la fase de descenso del avión. Dado que el motor izquierdo (de una generación anterior) no se vio afectado por el problema, las autoridades estadounidenses han rehusado calificar el incidente de grave.

Desde ayer, las aerolíneas estadounidenses tienen 150 días para reparar o tener instalado al menos un motor de una generación previa.

El fallo no guarda relación con los problemas que, hace tres años, dejaron en tierra durante semanas decenas de B787. En aquel momento, las autoridades europeas llegaron a prohibir las operaciones del Dreamliner en territorio comunitario.

Respuesta de General Electric y Boeing

"Lo vemos como un problema operacional y queremos corregirlo", señaló un portavoz de General Electric en una entrevista. La división de motores de aviación es clave en la cuenta de resultados de la firma estadounidense: solo en 2015 generó 24.700 millones de dólares (22.000 millones de euros) en ingresos, el 21% del total. El GEnx es uno de los motores estrella de la firma.

Un portavoz de Boeing ha indicado, por su parte, que tanto la aerolínea como General Electric han investigado el fallo de forma conjunta con la FAA. Según su versión, el pasado día 1 el fabricante ya remitió una serie de recomendaciones a las compañías que operan el B787.

Fuente: El PAIS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Artículos relacionados

Nuestras tomas