domingo, 3 de mayo de 2015

¿Peligra producción del Airbus A380 y el Boeing 747?


La ausencia de encargos de ambos modelos el año pasado puede marcar el final la era de los aviones de gran formato o el inicio de su renacimiento.

Los 'jumbos', que en otro tiempo representaron mejor que nada ni nadie el éxito de la aviación comercial, están empezando a dejar de sobrevolarnos. En 2014 ninguna aerolínea encargó nuevos Airbus A380 o Boeing 747 lo que, para muchos analistas, indica más que un mal año la clara decadencia de los aviones de gran formato.

Las naves 'pequeñas', que suponen un menor desembolso inicial y también menos costes por vuelo, debido a la cantidad de combustible que necesitan, les han comido todo el terreno a estos titanes.

Esta situación está obligando a Airbus y Boeing, según algunas fuentes recogidas por Reuters, a ofrecer sustanciosos descuentos de hasta el 50% en estos modelos para hacerlos más atractivos a los ojos de sus posibles compradores.

También están optando por reducir el ritmo de producción ya que, una de las cuestiones que más les preocupa, es que el tiempo y la inversión que les supone crear uno de estos gigantes se desperdicien ante la falta de encargos (aunque, al mismo tiempo, temen que esto les pase factura y surjan compradores a los que no puedan satisfacer).

Renovarse para no morir
A pesar de esta mala coyuntura y de estas medidas para minimizar las pérdidas que los grandes aviones puedan provocar en sus finanzas, ambos fabricantes se resignan a renunciar a sus jumbos.

Boeing sigue siendo optimista y opina que el futuro del 747 está en el modelo sin ventanas que se destina al transporte de mercancías. En lo que va de año, ya ha recibido tres encargos de estas naves y algunas compañías, como Atlas Air Worldwide, han manifestado su intención de hacerse con más.

Airbus considera que, a pesar de que el mercado de los aviones de gran tamaño sea minoritario, aún son necesarios para cubrir rutas muy transitadas o en las ocasiones en las que los pilotos requieren de su potencia (para realizar maniobras complicadas o aterrizajes forzosos por las condiciones de los vuelos).

Además, la compañía europea está apostando por el rediseño de su A380 en dos sentidos: para que pueda transportar aún más pasajeros y que las aerolíneas lo compren con el objetivo rentabilizar aún más las plazas o, justo al contrario, para crear opulentos espacios que éstas puedan ofrecer a sus clientes de primera clase.

Emirates, la compañía más interesada por el A380, ha asegurado que doblará las compras que tienen previstas de este modelo si se llevan a cabo estos cambios ya que le interesa tanto agasajar a los usuarios más exclusivos como poder transportar a un mayor número de viajeros en sus rutas más populares.

Fuente: Expansión

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Artículos relacionados

Nuestras tomas