lunes, 1 de diciembre de 2014

Los drones podrían convertirse en una amenaza para la seguridad aérea.


Desde el pasado 1 de junio los pilotos de aviones comerciales y privados y los controladores aéreos han alertado la Federal Aviation Administration de los Estados Unidos sobre 25 casos en los que pequeños drones estuvieron a punto de colisionar con aviones de mucho mayor tamaño.

Según la FAA, estos drones están situándose como una amenaza para el tráfico aéreo mucho mayor de lo que antes había sido estimado. Hasta el miércoles pasado sólo había aparecido un caso del riesgo de colisión entre un dron y un avión de pasajeros, pero los nuevos datos revelan que sobre todo en despegues y aterrizajes en varios aeropuertos muy transitados están amenazando la seguridad aérea.


Un ejemplo fue el del pasado 30 de septiembre en el que controladores del aeropuerto de La Guardia en Nueva York detectaron que el vuelo 6230 de Republic Airlines fue “casi alcanzado” por un pequeño dron a una altura de 1.200 metros, cuando éste estaba ya en pleno descenso para el aterrizaje.

Estas amenazas de colisión son solo parte de los 175 incidentes avistados por pilotos y controladores de tráfico aéreo en zonas de tráfico restringido, y en casi todos ellos los protagonistas eran los populares drones equipados con cámaras de grabación de vídeo. Fred Roggero, un general retirado de la Fuerza Aérea, indicó que “el potencial para daños catastróficos está ahí“.

La FAA sigue desarrollando las normas que regulen el vuelo de este tipo de vehículos no tripulados. En sus líneas generales indican que los drones para propósito recreativo se pueden utilizar a menos de 120 metros de altura y que deben estar a 8 kilómetros de distancia de los aueropuertos y, por supuesto, fuera de áreas restringidas. Los vuelos comerciales están prohibidos -aunque se han concedido permisos en el ámbito del cine- y en ese área también están incluidos los drones de mensajería que pretenden usar empresas como Amazon.

Los problemas con los drones se están acrecentando de forma lógica: se estima que en los últimos tres años se han vendido más de medio millón de pequeñas naves no tripuladas que cada vez imponen más riesgos a la seguridad aérea, y muchos expertos y pilotos están tratando de dejar claros los riesgos para la aviación tradicional.

Xataka

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Artículos relacionados

Nuestras tomas