sábado, 10 de mayo de 2014

Airbus Defence and Space realiza un estudio para el ente de Aviación Civil británica sobre el uso de radares pasivos.

Esta tecnología, desarrollada originalmente para usos militares, podría llevar a una transformación futura de toda la gestión del tráfico aéreo. Airbus Defence and Space (anteriormente Cassidian) recibió el encargo de la autoridad de aviación civil británica CAA (Civil Aviation Authority) de efectuar un estudio de viabilidad sobre la utilización de la tecnología de radar más reciente para la mejora de la gestión del tráfico aéreo.

Al barrer el espacio aéreo, los radares convencionales utilizan una antena orientable que emite ondas de radio y recibe las señales reflejadas por los aviones. Airbus Defence and Space ha desarrollado el denominado radar pasivo, que no emite radiación propia sino que analiza las reflexiones de otros emisores, tales como las estaciones de radio y televisión, para la detección de los objetos. La posición de un avión puede determinarse a partir de las diferencias entre las señales emitidas en origen y las reflejadas por la aeronave. 

Dado que el radar utiliza señales ya existentes, no es necesario generar ninguna radiación suplementaria (lo cual resulta ventajoso sobre todo en las zonas urbanizadas), ciertas frecuencias quedan disponibles para otros fines y desaparece el problema de las reflexiones engañosas causadas por los generadores eólicos. 

Este nuevo sistema alberga el potencial de una explotación excepcionalmente fiable y eficiente en cuanto a costes. En comparación con los sistemas actuales implantados en los aeropuertos civiles, los radares pasivos se consideran extremadamente fiables y económicos, dado que el concepto actual únicamente requiere un emisor de radar para generar unas señales con una cantidad suficiente. Siguiendo el principio del doble control, el uso de varios radares pasivos con distintos emisores permitió incluso mejorar el rendimiento de detección. 

Debido al número creciente de generadores eólicos en el Reino Unido, el uso de los radares activos actuales puede dar lugar a interferencias y reflexiones engañosas. Este efecto no deseado puede evitarse con una disposición inteligente de varios radares pasivos. (Nota: en 2011, Airbus Defence and Space había hecho público un nuevo desarrollo de software y hardware en el campo de los radares que permitía reducir considerablemente las interferencias causadas por los generadores eólicos.) 

Los radares pasivos pueden contribuir adicionalmente a la liberación de ciertas frecuencias para su utilización con la futura red 5G.  El fabricante europeo inició en 2006 el desarrollo del radar pasivo, que ha demostrado ser un sistema funcional que permite detectar ultraligeros a muchos kilómetros de distancia con una exactitud de hasta 20 metros y aviones más grandes a distancias de hasta 200 kilómetros.

Fuente: defensa.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Artículos relacionados

Nuestras tomas