domingo, 20 de octubre de 2013

Pilotos, una protesta de alto vuelo

En pleno auge del sector aéreo cerca de 600 pilotos de las tres grandes aerolíneas del país, Avianca, LAN y Copa, adelantan jornadas de protesta. ¿Qué es lo que reclaman?


En las últimas semanas el sector aéreo colombiano ha vuelto a ser noticia de primera página, pero esta vez por cuenta de la protesta de los pilotos de las tres principales aerolíneas.

Primero, el 13 de septiembre, los cerca de 1.000 pilotos de Avianca se declararon en lo que en su argot se conoce como operación ‘cero trabajo suplementario’. Y hace diez días se sumaron 29 aviadores de LAN Colombia y 131 de Copa Airlines, las otras dos grandes empresas del sector.

Aunque Avianca logró un acuerdo con el 57 por ciento de los pilotos, todavía no ha podido cerrar las negociaciones con los vinculados a la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac),  que son cerca de 450. Es decir, que hoy se mantienen en protesta alrededor de 610 aviadores de las tres compañías. 

Si bien cada caso tiene sus particularidades, en el fondo las peticiones son las mismas: aumento de salarios y disminución de la carga de trabajo. Una parte del malestar de los pilotos reside en el hecho de que, según ellos, han aumentado las horas de vuelo, dado que las operaciones aéreas en menos de diez años pasaron de diez millones a más de 25 millones. Dicen que el desgaste físico es mayor en aeropuertos como Eldorado que se quedó pequeño frente a la gran congestión aérea. 

Pero también hay otras razones. Una de ellas es que ante el auge del sector varias compañías registran mayores ingresos que en el pasado, y los pilotos quieren beneficiarse de ese buen desempeño. En el caso de Avianca pedían inicialmente un aumento del 25 por ciento para compensar los esfuerzos económicos que realizaron cuando se salió de la Ley de Quiebras. 

A pesar de que han bajado las pretensiones no han logrado un consenso con la aerolínea, que ofrece un alza de 11 por ciento atada a mejoras en productividad, ahorro de combustible y puntualidad en los itinerarios. El capitán Jaime Hernández, presidente de Acdac, dice que este incremento fijo no soluciona los problemas de nivelación regional porque ellos ganan hasta un 20 por ciento menos que otros aviadores de América Latina.

En el caso de los pilotos de LAN Colombia, de los 207 que tiene la aerolínea solo están en jornada de protesta 29 afiliados a Acdac que piden estandarizar las condiciones laborales entre las diferentes empresas de la holding y terminar la discriminación salarial entre sindicalizados y no sindicalizados. Los 131 aviadores de Copa esperan que se integre un tribunal de arbitramento para dirimir el conflicto laboral que comenzó en 2012.

Frente a los reclamos las compañías aseguran que la carga de trabajo no se ha aumentado en los últimos años ya que un piloto vuela en Colombia máximo 90 horas al mes, una cifra inferior a las 100 horas en Estados Unidos, Chile o Panamá. La jornada completa de los aviadores en Colombia, incluyendo tareas diferentes a volar, es de 190 horas al mes, similar a lo que trabaja cualquier persona.

Las compañías dicen que esa jornada no pone en riesgo la seguridad aérea y que la fatiga está en los últimos lugares entre los factores que contribuyen a los accidentes. Otro argumento de las empresas es que después de cada vuelo se concede descanso y, como mínimo, a los tripulantes se les garantiza nueve días libres al mes, mientras que en México, Brasil o Chile tienen ocho días y en Ecuador o Venezuela tienen cuatro. 

En cuanto a salarios las escalas son variadas porque dependen de la antigüedad del piloto y de la aeronave que tripule. Según estudios del sector, el ingreso promedio al mes de un capitán está entre 13 y 15 millones de pesos, para un copiloto entre 8 y 9 millones y para un auxiliar alrededor de 3,5 millones. Las compañías señalan que no se pueden estandarizar los salarios ya que las condiciones laborales y económicas varían de un país a otro.


Fuente: www.semana.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Artículos relacionados

Nuestras tomas